Virgen del Socorro

  • Conéctate...

Virgen del Socorro

La devoción a esta Virgen comienza muchos siglos antes de que la orden llegara a Valencia.

 

En el solar que hoy en día ocupa el Colegio se encontraba el Convento Agustino de Nuestra Señora del Socorro, situado en aquella época extramuros de la ciudad.

 

Su fundación se debió al noble valenciano Joan de Eixart, nacido en 1441, quien durante una tormenta, que a punto estuvo de hacer zozobrar el barco en el que volvía de Italia, hizo la promesa de que si se salvaba construiría un convento en honor a la Virgen del Socorro. Cuando llegó a Valencia ingresó en la orden de los Agustinos y se propuso cumplir con la promesa dada.

 

Encontrándose en Roma para obtener los permisos para construir el convento, se le apareció la Virgen a Joan Eixart, ella misma le hizo entrega de un icono de su persona mientras le decía: “Yo seré el Socorro de Valencia”

 

El nuevo convento se fundó en 1501 y fue un centro devocional muy grande en la ciudad. Los reyes Fernando el Católico, Carlos I y Felipe II fueron grandes protectores de este convento. En 1544 se hospedó en el convento el agustino Santo Tomás de Villanueva, antes de hacer su entrada en Valencia para ocupar el cargo de Arzobispo de la diócesis. Desde entonces es tradición que los arzobispos se hospeden en este edificio dels “Socos”, del cual sólo queda hoy la actual biblioteca que era la Capilla de Santo Tomás de Villanueva, antes de su entrada oficial a la ciudad.

 

Cuando en 1877 las religiosas de Jesús-María adquieren el convento para edificar en su solar el actual Colegio con fines educativos. En la actual Capilla dedicada a la Virgen del Socorro encontramos una imagen de la citada virgen realizada por Salvador Tuset Tuset.

Al otro lado del lienzo encontramos una copia realizada hacia 1646 del icono original que se quemó en la Guerra de la Independencia, que fue realizada hacia 1646. Al finalizar la Guerra de la Independencia la familia Fuster donó el lienzo-copia al convento para que presidiera el altar mayor, como agradecimiento por la curación de uno de sus hijos por parte de la Virgen del Socorro. Con la desamortización, en 1835,  la familia Fuster volvió a recuperar el cuadro que fue devuelto en 1878 cuando las religiosas se hacen cargo del convento. Durante la Guerra Civil esta pieza de arte fue escondida por una antigua alumna del Colegio y devuelta tras su finalización.

 

La fecha de celebración de su fiesta quedó fijada el 13 de Mayo.

 

En el 1505 se fundó la Cofradía de la Virgen del Socorro, y la Virgen fue nombrada patrona del gremio de galoneros y cinteros desde su creación en el año 1738.

 

A finales del siglo XIX sobre la portada del convento aún se podía ver un panel cerámico con una imagen de la Virgen y una inscripción que decía: “Santísima Virgo María Consolatrix aflictorum succurre miseris”.

 

Actualmente además de poder admirar el cuadro que preside el altar mayor de la Capilla del Colegio, podemos admirar en la parte trasera, desde el camarín, la copia de 1646.

Y el lateral de la Iglesia, en su parte exterior, observamos unos azulejos con la imagen de la Virgen.

A %d blogueros les gusta esto: